Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Javier Gómez Torres

Editor TIC en el Grupo SM

Proyecto “Sugar on a Stick”

Sugar on a stickHace un par de años surgió un proyecto que rápidamente se dió a conocer en todos los telediarios del mundo. Se trataba de “One Laptop Per Child” y estaba promovido por una organización, la OLPC, cuyo objetivo era la fabricación en grandes cantidades de ordenadores portátiles baratos y duraderos, para poder entregarlos a niños en condiciones de pobreza, y evitar así el cada vez mayor riesgo de exclusíón digital al que se enfrentan los países que no tienen los recursos necesarios para generar proyectos de alfabetización digital.

El coste estimado para la fabricación y entrega de estos equipos informáticos era de 100 dólares, y se suponía que en poco tiempo se distribuirían en aquellos países que más lo necesitaban.

Durante un tiempo vimos cómo cada vez iban surgiendo nuevas noticias, desde la posibilidad de que los equipos se recargasen mediante el uso de una manivela, hasta que los sistemas operativos fueran Open Source para reducir los gastos (y de paso evitar la expansión del Imperio).

Este proyecto fracaso, supongo que debido en gran medida a que las grandes empresas que en un principio se iban a involucrar vieron que este negocio les iba a proporcionar más gastos que ingresos, y que la publicidad que iban a conseguir no iba a ser lo suficientemente rentable como para meterse en algo de esta envergadura, por lo que los apoyos iniciales y las buenas palabras, se quedaron sencillamente en esto, y las últimas noticias que se han recibido hablan de unos costes de fabricación de 199 dólares, algo totalmente excesivo para lograr los objetivos inicialmente planificados.

Uno de los responsables de la OLPC, Walter Bender, al ver que el tema no avanzaba y que tanto esfuerzo se iba a quedar en nada, abandonó la nave para crear su propia institución, llamada Sugar Labs, y ha sorprendido a la comunidad internacional con este proyecto, que al menos para mí ya presenta grandes dudas sobre su operatividad desde el comienzo.

Se trata de entregar a los niños no ya un ordenador portátil, sino una memoria USB que contendrá en su interior 40 programas, entre los que se encuentran desde un procesador de textos hasta visores de PDF, reproductores multimedia, etc, y con los que se supone los niños con menos recursos podrán acceder a los contenidos digitales.

El coste de esta memoria USB se estima en cinco dólares, y no parece excesivamente compleja su fabricación y distribución, por lo que no es difícil imaginar que el proyecto se podría realizar sin grandes dificultades.

La cuestión es la siguiente: ¿Para qué sirve una memoria USB, si no tienes un ordenador donde conectarla?

He intentado informarme para ver cómo pretenden solucionar este pequeño inconveniente, y la verdad es que no he encontrado nada que venga a responder esta cuestión.

¿Se trata solo de buenas palabras (otra vez)? ¿O en esta ocasión realmente se están buscando soluciones con las que paliar el problema de la exclusión digital?

La respuesta, en un par de años en su buscador de Internet habitual…



escrito el 6 de julio de 2009 por en General,Noticias

etiquetas: , , , , , ,


1 Comentario en Proyecto “Sugar on a Stick”

  1. Nube33 | 06-07-2009 a las 14:40 | Denunciar Comentario
    1

    Sí, y además de aclarar el misterio de los programas y la memoria USB sin ordenador, podrían también dar una explicación acerca de por qué es tan urgente dotar de recursos digitales a estos países, donde gran parte de su población está muriendo de hambre…¿o el USB también cocina?

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar