Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Javier Gómez Torres

Editor TIC en el Grupo SM

Las competencias básicas. ¿Qué esperamos de nuestros alumnos?

Si eres profesor sin duda sabes de qué vamos a hablar en esta entrada, puesto que el interés que ha generado dentro de la comunidad educativa el uso de las competencias básicas es enorme y está generando grandes inversiones y esfuerzos por parte de todas las partes implicadas.

Si eres padre, es posible que te preguntes qué son y para qué sirven las competencias básicas. Lo intentaré explicar de la manera más concisa posible:

Las competencias básicas son una serie de destrezas (que no conocimientos) que el alumno debe haber adquirido al finalizar la etapa de escolarización, y que le permitirán desenvolverse con éxito en la sociedad como individuo y como ciudadano.

Así, las competencias básicas tienen una doble intencionalidad, puesto que forman a la persona como ente individual, pero al mismo tiempo la forman para que su comportamiento no transgreda las normas que la sociedad nos marca.

Dentro de las competencias básicas encontramos ocho grandes grupos, de los cuales, por la temática de este blog, el que más nos interesa es el cuarto, aunque voy a nombrarlos todos:

1. Competencia en comunicación lingüística
2. Competencia matemática
3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico
4. Tratamiento de la información y competencia digital
5. Competencia social y ciudadana
6. Competencia cultural y artística
7. Competencia para aprender a aprender
8. Autonomía e iniciativa personal

Como se puede observar, cada una de las competencias responde a los grandes grupos temáticos de los que se ha hecho eco la escuela clásica, como son el estudio de la propia lengua, el estudio de las matemáticas, el estudio del entorno próximo y lejano, el estudio de la cultura y del arte, etc.

Llaman la atención, o al menos a mí me lo parece, los dos últimos grupos, ya que pretender que el futuro ciudadano sepa cómo aprender (disciplina que hasta ahora se había restringido hacia entornos academicistas dentro del aula) y disponga de suficiente autonomía e iniciativa personal, creo que responden a una clara intencionalidad para que el individuo, aún formando parte de la sociedad, mantenga intactas en el mayor grado posible sus propias formas de ver y entender el mundo, respondiendo a esos estímulos de acuerdo a su forma de ser.

Es interesante, sin duda, este giro dentro de la didáctica, que nos evoca (y perdonad que permita aflorar ahora mi vena de psicopedagogo) a esos primeros estudios sobre la personalidad que se elaboraron en el Siglo XVII, de los que cabe destacar el del niño salvaje de L´Aveyron,  sobre los vanos intentos del joven médico Jean Marc Garpard Itard para convertir a ese ser libre en un integrante de la sociedad a base de mamporros, y que termino con el uno y con el otro en situaciones realmente complicadas, aunque la verdad es que la peor parte se la llevó el crío.

Pero no me voy a ir por las ramas, y vamos ahora a explicar con un poco más de detalle el cuarto grupo de las competencias básicas, o como decía al principio, qué es lo que la sociedad espera de los individuos cuando abandonen la escuela, sobre las destrezas tecnológicas.

Acerca de el “tratamiento de la información y competencia digital” lo que se espera, desde mi punto de vista y tras estudiarlo con cierto detalle, es la consecución de los siguientes objetivos:

– Ser lo suficientemente hábil para buscar, compartir, y evaluar la información a la que el usuario tiene acceso a través de diferentes medioas, haciendo especial hincapíe en los medios digitales.

– Ser hábil en el tratamiento de la información, para exponerla de manera precisa con el fin de evitar problemas derivados de la mala comprensión o elaboración de la misma.

– Dominar los lenguajes específicos que forman parte de la comunicación digital, tales como pueden ser el uso de iconos, de gráficos, imágenes y audiovisuales.

– Ser capaz de razonar, de discernir y de cribar, la información recibida y elaborada por la propia persona, con el fin de elaborar un sistema, único y personal, que responde a las propias expectativas del individuo, sin que este sistema entre en conflicto con las normas generales de comportamiento dentro de la sociedad.

– Ser lo suficientemente competente en el uso de las tecnologías de la información, ya sea como medio de comunicación, como de ocio, laboral, o de cualquier otro tipo.

– Ser capaz de responder ante dificultades de tipo técnico, como pueden ser problemas habituales con el hardware empleado en la vida cotidiana.

Por lo tanto, ¿qué estamos buscando? lo que queremos es formar individuos responsables que sepan utilizar los sistemas tecnológicos y que los empleen en su propio beneficio y el de la sociedad.

Y ahora viene la pregunta del millón: ¿Cómo se consigue esto? Como siempre, la respuesta ni es fácil ni su consecución es rápida, puesto que requiere del trabajo de diferentes actores, que son todos aquellos que de una manera u otra forman parte de la vida del individuo a educar: la escuela, la familia, el entorno próximo, y todas aquellas insitituciones con las que se va a relacionar durante su etapa academica y después de finalizar esta.

¿Pretenden, por lo tanto, las competencias básicas modificar la propia sociedad, respondiendo a las características propias de cada una de las personas que forman parte de ella? No cabe duda que es así, y que es un objetivo, cuando menos, loable por conseguir una sociedad más justa.

¿Es un objetivo que se puede conseguir? No es fácil, pero ahora sabemos que este es un trabajo para todos, porque todos, y no solo los educadores y los padres, forman parte de la sociedad.

¿Vamos a conseguirlo? Ojalá, ya que así la sociedad estará formada por personas responsables, con criterios propios, y con voluntad de aprendizaje y cambio constante.

Ahora solo cabe preguntase, y me temo que la respuesta a esta pregunta no gustará a la mayoría de la gente: ¿Compartirán y apoyaran estos objetivos los grandes grupos dominantes, aquellos que controlan nuestra economía, y la propia forma de ser de la sociedad actual? Me aventuro a responder, y no creo equivocarme, que no.

Y tú, ¿qué piensas de todo esto?



escrito el 13 de Noviembre de 2009 por en General

etiquetas: , , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar