Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Javier Gómez Torres

Editor TIC en el Grupo SM

¿Cómo son mis alumnos?

Uso de la tecnología por parte de los adolescentes

Uso de la tecnología por parte de los adolescentes

Cualquier profesor que lleve un tiempo trabajando con alumnos de Educación Secundaria sufre, tarde o temprano, una especie de crisis, tras descubrir que desgraciadamente el planteamiento acerca de cómo son los chicos y chicas a los que imparte clase es muy diferente a cómo se lo plantearon en la facultad en la que estudió.

La razón por la que este planteamiento es erróneo es porque cuando se estudian las características de el alumnado de este grupo de edad, en los entornos académicos solo se responde a las características biofísicas de los mismos, por lo que finalmente cuando se trata de explicar cómo se debe impartir las clases se acaban dando una serie de recetas mágicas que poco o nada ayudan a la práctica real docente del futuro profesor.

La realidad, o al menos la realidad que yo percibo en mis grupos de alumnos, está relacionada con esas explicaciones biofísicas, pero adquiere verdadera consistencia cuando llegas a conocer un aspecto del que apenas se habla en las universidades, que no es otro que el de las características sociales que determinan cómo se comportan, cómo se relacionan, y cómo buscan su lugar en el mundo estos chicos, que por su edad no son niños, pero que tampoco tienen todavía un hueco en el mundo de los adultos.

Como profesor de tecnología, voy a intentar dar algunos apuntes que creo pueden ser interesantes, y con los cuales otros muchos profesores seguro que están de acuerdo:

– Mis alumnos dependen del uso del teléfono móvil. No es que lo utilicen asiduamente, es que realmente la mayoría de ellos viven pegados a sus terminales. Los utilizan para comunicarse, pero también para jugar, para escuchar música, como cámara de fotos, y los hay que han empezado a hacer un uso masivo de estos dispositivos para mantener en tiempo real actualizados sus perfiles dentro de diferentes redes sociales. He visto auténticos dramas por un teléfono móvil roto, y la información contenida en estos dispositivos es para estos alumnos algo sagrado que solo comparten con sus círculos más cercanos.

– Si tuviera que decir si el teléfono móvil lo utilizan más para hablar o para mandar mensajes de texto, no me cabe ninguna duda que la proporción de uso es de aproximadamente el 10% para hablar y el 90% para mandar mensajes. Todavía no he visto a ningún alumno realizar una vídeo llamada, posiblemente por el coste de las mismas, aunque tengo la sensación de que no dan importancia a la transmisión de imagen en tiempo real, ya que dan más importancia al mensaje escrito.

– Mis alumnos utilizan redes sociales. Las utilizan con un grado de destreza que tengo que reconocer que me superan, y son capaces de mantener conversaciones en varias de ellas al mismo tiempo. Las preferidas, según he podido apreciar, son Facebook, Tuenti, y desde hace poco tiempo, he visto cómo muchos de ellos han empezado a utilizar Twitter, sin duda encandilados por la facilidad de uso y por la semejanza de esta red social a la de los famosos mensajes sms.

– Mis alumnos están claramente influenciados por las modas. El uso de Facebook se extendió en su momento como la pólvora, con Tuenti pasó lo mismo y está ocurriendo ahora con Twitter. Si necesitan utilizar una aplicación para comunicarse con sus compañeros y amigos y no saben cómo funciona, rápidamente se establecen lazos de colaboración que rompe la pequeña brecha digital que se hubiera podido crear por esta situación.

– Mis alumnos tienen muy claro las reglas de uso de Internet y de las redes sociales, y cuando tratamos de explicarles los peligros que puede conllevar este uso es fácil descubrir que casi todos ya están de vuelta de lo que les estamos contando. Cuando les surge un problema, casi siempre saben cómo reaccionar, por lo que son pocas las ocasiones en las que les he visto pedir ayuda a un adulto, y casi siempre que ha ocurrido esto es porque los problemas que se han creado en el mundo virtual traspasan la barrera y se convierten en problemas en el mundo físico que les amenazan de una manera real.

– Mis alumnos distinguen perfectamente entre el mundo real y el mundo virtual, pero han conseguido una integración de ambos de una manera que para un adulto que no ha crecido como ellos es difícil comprender. El término nativo digital adquiere aquí cotas de una gran importancia, y supone una barrera con el resto de la sociedad, que como mucho podemos considerarnos inmigrantes digitales.

– Por último, mis alumnos utilizan sistemas de juego muy avanzados, dentro de los cuales dan una gran importancia a la posibilidad de poder jugar en tiempo real con amigos mientras se comunican con ellos. Los videojuegos han dejado por lo tanto de ser simplemente sistemas de ocio individual y se han convertido en un medio de comunicación en el que se establecen lazos que posteriormente se trasladan al mundo real con una facilidad pasmosa.

Tal vez si algún día llego a disponer del tiempo necesario pueda realizar una investigación con profundidad sobre todo lo que he expuesto aquí, pero tal y como decía al comienzo de esta entrada estoy seguro que muchos otros profesores que empleen las TIC en el aula estarán de acuerdo conmigo.

Y tú, ¿qué piensas de todo esto?



escrito el 3 de Diciembre de 2009 por en General,Reflexiones personales

etiquetas: , , , , , , , , ,


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar