Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Javier Gómez Torres

Editor TIC en el Grupo SM

La belleza del libro

A vueltas con el famoso libro digital y el supuesto armagedón que se va a montar en el mundo editorial ya que se supone se va comer al libro en formato papel, el que escribe estas líneas, a la sazón profesor de Educación primaria y secundaria, al mismo tiempo que Editor de contenidos en formato digital, expone:

1. Que se pregunta, cada vez que escucha decir a uno de esos gurús que tanto proliferan ahora por Internet, si estos realmente comprenden lo que significa “explorar nuevas líneas de negocio”. Y lo digo, básicamente, porque no acabo de comprender por qué tiene que ser incompatible el uso del formato digital con el papel… Por favor, que alguien me lo explique.

2. Que todos aquellos que abogan por un uso exclusivo de medios digitales en educación, abandonando el formato tradicional, directamente no saben de qué hablan. Está muy bien que Internet sea un medio de comunicación global en el que cada cual puede escribir lo que quiera, pero de toda la vida ha existido gente que se ha atrevido a preconizar lo primero que se les ocurre sin conocer realmente de qué están hablando. Si eres profesor, sabrás que además esto es algo especialmente sangrante en Educación, donde cualquier padre, primo segundo del pueblo, o tendero de la esquina, se atreven a aconsejarte sobre cómo se deben dar las clases, como si después de cinco años de facultad estudiando Pedagogía (para quien no lo sepa, esta palabreja significa “ciencia de la enseñanza”), todo se pudiera reducir a “más mano dura con los alumnos” o “es que los profesores tienen mucho tiempo libre y demasiadas vacaciones”.

3. Que el formato digital está muy bien, que es una solución fantástica a muchos problemas que se plantean en Educación, pero que a día de hoy no es la respuesta a todos estos problemas, y todavía existen muchos interrogantes sobre cómo el formato digital puede apoyar la enseñanza de diferentes tipos de colectivos (me gustaría recordar aquí que en la escuela, que a día de hoy es inclusiva, se educan alumnos con características muy diferentes entre sí, y que esta educación tiene que responder con las mejores garantías a todas estas características).

4. Que para que se produzca una correcta expansión del formato digital hacen falta grandes inversiones que deberán ser consensuadas por los diferentes grupos políticos y sociales, para que cuando se produzca un cambio en el gobierno o en los ministerios todo el trabajo realizado no se vaya al garete. Estas inversiones tienen que ir en muchas direcciones, y el aula es una de ellas, pero no es la única, porque todavía queda mucho por investigar y desarrollar, y esta investigación y desarrollo (también lo podemos llamar I+D) a día de hoy se produce en las Universidades y en las empresas privadas, y se realiza por parte de profesionales que deben ser formados adecuadamente para que puedan realizar su trabajo con las máximas garantías posibles… También me gustaría recordar que estos profesionales, precisamente por serlo, tienen derecho a comer gracias al fruto de su trabajo, ¿o acaso se supone que por generar contenidos en formato digital (que puede ser susceptible de ser copiado) tanto las empresas como sus trabajadores tienen que hacerlo de un modo altruista? Yo no dudo de la legalidad de que cada cual tenga todo el derecho del mundo a la copia privada, pero de ahí a que todo tenga que ser gratis, hay un abismo insalvable.

5. Que no conozco a ningún profesor (y me relaciono muy habitualmente con muchos) que diga que se puede desarrollar toda una asignatura únicamente con medios electrónicos. Vamos a ver, si incluso hoy día en la inmensa mayoría de las Universidades, cuando se desarrollan planes de formación a distancia, ya no se habla de E-Learning (enseñanza a distancia) sino de B-Learning (enseñanza mixta presencial-distancia) puesto que se ha demostrado (y por eso la Pedagogía es una ciencia, porque puede generar axiomas que son empíricamente demostrables) que los resultados de los alumnos mejoran ostensiblemente cuando se produce un contacto real y directo con el profesor y con otros compañeros.

6. Que el desarrollo de contenidos digitales tiene un proceso por el cual se desarrollan, se utilizan en el aula, y llegado el momento o se actualizan o quedan obsoletos (a nivel de contenido o a nivel técnico), por lo que es necesario que existan profesionales que los mantengan para que puedan ser empleados en el aula. Un ejemplo, ¿a alguién se le ocurriría dar clase de informática con un PC del año 82, digamos por ejemplo con un procesador 386, y que dicha clase implique el uso de Internet? La respuesta es no y aquí no hay discusión posible… Si entendemos que el continente tiene que ser actualizado y mantenido, ¿no debe ocurrir lo mismo con el contenido, que en el fondo es con lo que realmente aprenden los alumnos?

7. Que los modelos de educación a distancia, tal y como eran comprendidos en el comienzo de los tiempos, no tienen sentido y han cambiado radicalmente. Hoy día ya no se entiende la enseñanza virtual como un método asincrónico por el que el alumno puede aprender de manera aislada, sino que el modelo hoy día es claramente sincrónico y el aprendizaje es colaborativo (y aquí entraría todo lo que se puede llegar a hacer en educación con las famosas redes sociales, pero eso da para otro post que dejaremos para más adelante).

8. Que ya lo he dicho en otras ocasiones, pero está claro que hay que repetirlo para que muchos lo comprendan. El uso de medios digitales no implica directamente un recorte en los gastos de las familias y de los gobiernos sobre la educación, porque estos medios digitales implican nuevos gastos que hay que asumir para que el profesor, finalmente, pueda emplearlos en el aula con toda fiabilidad y con garantías de éxito.

9. Que no todo lo digital sirve para aprender, porque si se quiere generar un contenido con la intención de que sea didáctico, tiene que cumplir una serie de exigencias muy concretas y adecuarse al grupo de edad al que se quiere destinar. A esto, en Educación, lo llamamos planificación didáctica, y por eso hablamos de Objetivos generales y Objetivos específicos, Temporalización, Contenidos, Contenidos transversales (vale, esta última está un poco desfasada, pero a mí me gusta…), Competencias básicas, etc.

10. Por último, y no menos importante, que el que esto suscribe es un enamorado del libro en papel, que se honra de tener una biblioteca en constante crecimiento, y que tiene grandes dudas de que por mucho que se puedan almacenar en el interior de los E-Books millones de páginas, jamás se podrán experimentar sensaciones como las que transmite el papel… se transmitirán otras, pero nunca podrán ser las mismas:



escrito el 17 de diciembre de 2009 por en General

etiquetas: , , , , , , ,


1 Comentario en La belleza del libro

  1. mavi | 17-12-2009 a las 19:15 | Denunciar Comentario
    1

    Muy buen artículo y gran reflexión. Yo también soy partidaria de las tecnologías digitales, además de usuaria y blogera, y me encanta su uso en clase y en casa. Leo libros en mi portátil y no por ello, he dejado de consumir libros en papel (de hecho, para estas navidades espero que me caigan unos cuantos).

    Un saludo y felicidades por el blog.

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar